Resumen de la 4ª Vuelta a Córdoba BTT

El pasado 11 y 12 de Febrero se celebró, la ya habitual en el calendario, Vuelta a Córdoba BTT. Esta ya es su cuarta edición, consiguiendo reunir cada vez a más corredores de altísimo nivel. La prueba, por parejas, consiste de una cronoescalada subiendo El Reventón y una maratón de 66 kilómetros. Aunque llega muy temprano en la temporada, muchos ciclistas la marcamos en el calendario para preparar la pretemporada.

El parte meteorológico no era muy optimista, pero no eso no consiguió que unos 600 corredores se dieran cita en Córdoba.

Yo participé con mi amigo Roberto Fernández, del Kanina Bikes. Tenemos un perfil similar, así que iba a ser difícil sacarnos de punto el uno al otro y poder mantener un ritmo estable durante toda la carrera.

Etapa 1 – Cronoescalada

Amaneció mejor de lo que se esperaba. No llovió nada ese día y el terreno esta perfecto. 4km y un desnivel positivo acumulado de +300 metros nos esperaban por delante. A las 15:22 nos dieron el pistoletazo de salida y allí que fuimos a toda máquina.

A pesar de haber calentado bien antes de la salida, me costó muchísimo trabajo encontrar mi ritmo de escalada. Roberto tiraba bastante bien, pero yo me quedaba rezagado. Las piernas no respondían como debían y  me dolía muchísimo la boca del estomago. A pesar de todo, paramos el reloj en 20 minutos y 40 segundos. Podría haber estado mejor, pero es un tiempo aceptable para la época en la que estamos.

180 pulsaciones marqué de media en la subida.

Etapa 2 – Maratón

Comenzamos el día, como era previsible, lloviendo a mares. Nos esperábamos lo peor, pero cuando llegamos a la linea de salida dejó de llover. Al menos, si empezaba a llover nos pillaría ya en carrera y evitábamos pasar mucho frío esperando en la salida.

Salida muy fuerte. La cabeza y las piernas respondían. Hasta la primera subida fui tirando de un grupo marcando un buen ritmo cerca de la cabeza de carrera. Tuvimos que bajar un poco el ritmo porque mi compañero no se encontraba muy bien, posiblemente de una mala digestión. Cuando se recuperó volvimos a rodar muy fuerte cogiendo y soltando a grupos. A pesar del desnivel, la carrera fue bastante rápida.

No paraba de chispear y la cantidad de barro era exagerada. Allá por el kilómetro 55, Roberto se queda sin pastillas de freno y casi se nos mata en las bajadas. Decidió abandonar por seguridad – sabia elección compañero – y yo seguí adelante para disfrutar los últimos 10 kilómetros de bajada. Con frenos ya era un peligro, sin frenos era prácticamente imposible.

A pesar de los inconveniente y el tiempo que tuvimos que parar, conseguí terminarla en 3 horas y 40 minutos. Muy contento con las sensaciones y el ritmo en carrera. Y solo estamos en la pre-temporada.

¡Compártelo!

Comenzamos

Como es habitual en cada blog, comenzamos con una entrada de presentación de intenciones. No es mi primero intento. Antes tenía poco o nada que contar, pero he vivido muchísimas experiencias los últimos dos años de las que he aprendido lo suficiente como para poder contarlo.

Escribo sin ninguna pretensión que gritarle al viento. Seguramente alguien termine leyéndome. Y quizás, aprendiendo también algo.

Hablaré de las carreras, preparación y resúmenes. De los entrenamientos de base, específicos y competición. De técnica. De nutrición… Básicamente de todo lo que rodea el ciclismo de montaña desde un punto de vista personal.

Como advertencia, NO soy un profesional. Todo lo que digo debe ser tomado con precaución. Es más, te animo a que discutamos si digo algo que no tiene sentido. Así también aprendo yo.

¡Nos vemos en los carriles!

¡Compártelo!